El aire exento de aceite se emplea en todo tipo de industrias donde la calidad del aire es vital para el proceso de producción y para el producto final.

Estas aplicaciones incluyen la elaboración de alimentos y bebidas, la industria farmacéutica (fabricación y envasado), el tratamiento de aguas residuales, los procesos químicos y petroquímicos, la fabricación de semiconductores y componentes electrónicos, el sector médico, la pintura por spray en automoción, la industria textil y muchas más. La contaminación, incluso por mínimas cantidades de aceite, puede dar lugar a costosos tiempos de parada de la producción y deterioro del producto, por lo que la Clase 0 se ha convertido en la norma de la industria.

Aplicaciones